La artritis y el tabaquismo

Fumar aumenta el riesgo de artritis reumatoide severa, entre otros padecimientos

 

 De todos los casos de artritis reumatoide (AR) severa, alrededor de un tercio se relaciona al tabaco y quizá sea responsable de más de la mitad de los casos en aquellos con tendencia genética a la AR, según un estudio reciente publicado en Annals of the Rheumatic Diseases.

 

 Igual que con otras enfermedades afectadas por el cigarro, mientras más pronto lo deje, menor su riesgo de AR. Aún no se sabe hasta qué punto abandonar el hábito de fumar podrá mejorar una AR manifiesta. Según el autor del artículo, Henrik Källberg, investigador sueco, “hay muchas razones para que la comunidad médica divulgue los hechos conocidos del tabaco y la AR, a fin de disminuir el índice de tabaquismo y prevenir la AR.”

 
Si usted es fumador o conoce a alguien que lo es, hay una plétora de información y herramientas para dejar el cigarro. Lea la Guía para dejar de fumar del American Cancer Society.
  • Los fumadores tienen un riesgo 50% mayor de no responder favorablemente a los tratamientos al inicio de la AR que los no fumadores, según un estudio publicado en 2011 en Arthritis & Rheumatism.
  • El tratamiento con agentes biológicos potentes en fumadores con AR es más propenso a fracasar comparado a los no fumadores, de acuerdo a un artículo del Journal of Rheumatology del 2009.

  • Información del CDC sobre los hispanos y el tabaco 

 

Si está listo para dejar el vicio, siga las sugerencias del Centro para la Prevención

y Control de Enfermedades de los Estados Unidos:

 

*Fije una fecha en las siguientes dos semanas para dejar el tabaco, así tendrá tiempo suficiente para prepararse, pero no demasiado tiempo como para que desista.

 

*Anuncie a sus familiares y amigos que planea dejar de fumar para que cuente con su apoyo.

 

*Diseñe un plan para resistir el antojo de un cigarro y síndrome de abstinencia.

 

*Deshágase de todo el tabaco que tenga, incluso de los ceniceros.

 

*Pida a su doctor medicamentos para ayudarle a dejar de fumar, como terapias de reemplazo de nicotina y otras.

 

*Considere emplear un grupo de apoyo, materiales de auto ayuda o un servicio de asesoría telefónica y regístrese de antemano.

 

*Aléjese de la tentación; evite frecuentar lugares y actividades que asocia al cigarro y substitúyalos pasando tiempo en sitios donde se prohíba fumar.

 

*Adopte una actividad nueva qué realizar en lugar de fumar: hacer ejercicio, bordar, labores de jardinería, cualquier cosa que le mantenga ocupado.

 

*Acuérdese de todas las razones que tiene para abandonar el vicio.

 

Nebo Content Management System Tracking