Aparatos ortopédicos para las rodillas

 

Los aparatos ortopédicos para las rodillas son soportes que se usan para las rodillas adoloridas o lesionadas. Algunas personas los usan para prevenir daños a las mismas durante la realización de algún deporte. Los aparatos ortopédicos pueden estar hechos de combinaciones de metales, espuma, plástico, elástico o vendas. Vienen en diferentes tamaños, colores y diseños.

¿Qué tipos de aparatos ortopédicos para las rodillas existen? ¿qué hacen?

Hay cuatro clases principales de aparatos ortopédicos para las rodillas:

  1. Profilácticos. Estos están diseñados para proteger las rodillas de lesiones durante deportes de contacto como el fútbol.
  2. Funcionales. Ellos dan soporte a las rodillas que ya han sido lesionadas.
  3. De rehabilitación. Limitan los movimientos dañinos de la rodilla mientras que ésta se recupera después de una lesión o cirugía.
  4. Patelofemoral. Ayudan a que el hueso de la rodilla se deslice suavemente sobre la articulación de la rodilla.

¿Funcionan estos aparatos ortopédicos?

Los estudios no concuerdan del  todo. No está claro qué es lo que estos aparatos realmente hacen. Los aparatos ortopédicos a menudo funcionan mejor en el laboratorio que durante el uso normal. En general, los del tipo funcional y de rehabilitación son los más efectivos. Estos ayudan a ciertas personas más que a otras. Algunos temen que estos dispositivos puedan en realidad aumentar el número de lesiones en las rodillas en los atletas. En general, la mayoría de las personas que los llevan sienten que les ayudan. Los doctores están tratando de aprender más sobre cómo funcionan y cuando es mejor usarlos. Recuerde, la necesidad de aparatos ortopédicos deberá determinarla su doctor.

¿Cuándo deben usarse?

Cada problema de la rodilla requerirá un tipo específico de aparato ortopédico. Su médico pudiera sugerirle un tipo de aparato ortopédico después de cirugía de la rodilla. Algunos doctores pueden elegir otro tipo de aparatos de soporte en vez de cirugía para un ligamento dañado. Quizá también necesite uno para el dolor del frente de la rodilla que no esté mejorando con ejercicios de fortalecimiento y flexibilidad. Los aparatos ortopédicos no parecen ayudar a prevenir lesiones de la rodilla. Obtenga el consejo de su médico si quiere probar un aparato ortopédico.

¿Cómo obtengo un nuevo aparato ortopédico?

Hay muchas formas de conseguir un aparato ortopédico para las rodillas. Las farmacias o las tiendas de equipo médico a menudo venden soportes para éstas. Algunas personas los ordenan directamente al fabricante o a través del Internet. Su doctor es un recurso que puede saber de varias compañías de aparatos ortopédicos.  Su médico puede ayudarle a elegir uno y a obtener la talla correcta. Algunos de estos aparatos cuestan cientos de dólares. A veces las compañías de seguro los cubren. Recuerde, lo más caro no siempre es lo mejor.

¿Cómo se usan?

Durante la ejecución de un deporte los aparatos ortopédicos para las rodillas deben usarse exactamente como se lo indique el médico. Tenga cuidado al ponérselos para asegurarse que las bisagras corresponden con la flexión de la rodilla. Cintas ajustables, adhesivos, ganchos etc. deben abrocharse alrededor de la rodilla. Deberá verificar la colocación del aparato durante la ejecución de actividades para asegurarse de que no se ha movido. Un aparato en posición incorrecta pueden lastimarle en vez de ayudarle. Para que funcione bien, éste debe llevarse durante todas las actividades que le ponen a riesgo de lesión a la rodilla. No se olvide de realizar un período de calentamiento antes de empezar cualquier actividad atlética.

¿Qué cuidados deben dárseles a estos aparatos?

Los aparatos ortopédicos de la rodilla a veces se dañan durante el uso normal. Deberá inspeccionar el suyo seguido. Se recomienda lavar la tela regularmente con agua y jabón.  El metal expuesto deberá cubrirse para proteger a otros de lesiones. Un aparato viejo y muy usado deberá remplazarse para mayor beneficio. Materiales más duraderos pueden costar más, pero también pueden conservarse más tiempo.

¿Deberé continuar haciendo ejercicios de piernas una vez que tenga un aparato ortopédico en la rodilla?

Los aparatos ortopédicos son la parte menos importante para prevenir el daño a las rodillas o recuperarse después de una lesión. Incluso con el aparato, puede dañarse la rodilla. Son mucho más importantes el estiramiento, fortalecimiento y técnicas de mejoramiento físico. Deberá hacer cambios en la intensidad u horario de entrenamiento poco a poco, para limitar la tensión de la rodilla. Adecuada fortaleza y flexibilidad son importantes para reducir el dolor y las lesiones de la rodilla. Deberá diseñar un programa de ejercicios personalizado con su doctor. No deje que un aparato ortopédico se convierta en una muleta.

 

Esta información brinda una visión general de este tópico y no es aplicable en todos los casos. Para obtener mayor información sobre este tema y determinar si esta información le incumbe, consulte con su médico. 

Nebo Content Management System Tracking