Economice en la consulta 

“A los doctores no se les enseña a considerar las finanzas cuando recomiendan tratamientos”, afirma el Dr. James F. Fries, reumatólogo y profesor de medicina de la Universidad de Stanford. Le presentamos algunos aspectos para ayudar a su doctor para tomar en cuenta los gastos, al verlo como paciente y cliente.


Sea franco con su doctor. Hable francamente con su doctor, no sólo sobre la mejor manera de controlar su artritis, sino también sobre lo que puede pagar. Su médico pudiera, por ejemplo, alargar el intervalo entre análisis de laboratorio para adaptarse
a su bolsillo y a su salud.

Consiga un diagnóstico precoz. No por ahorrarse unos centavos acabe gastando una fortuna. Los estudios muestran que el diagnóstico y tratamiento tempranos de la enfermedad pueden reducir significativamente el avance de la enfermedad, que a su vez, mantendrá bajos los costos para controlar el dolor y potencialmente evitar discapacidad a largo plazo. Aunque a veces diagnosticar varias de las formas de artritis y condiciones relacionadas toma tiempo y, claro, dinero, a la larga vale la pena.

Solicite medicamentos genéricos. En general, si le dice a su doctor que no tiene pagar medicamentos de marcas caras, éste puede hallar algún equivalente genérico menos caro. Para alentar esto, las compañías de seguro disminuyen los co pagos de medicamentos genéricos y suben los de los fármacos de marcas. Las medicinas genéricas requieren únicamente un co pago de $5, mientras que las de marca llegan a los $25 o $30.

No abuse de las pruebas. Los rayos X, estudios de tomografía computarizada (CT) y de imagen de resonancia magnética (MRI) tienen un valor limitado en el manejo de la artritis, según el Dr. Fries, pero los pacientes a menudo presionan a sus doctores para que realicen estas pruebas de todos modos. Pídale a su médico que sea juicioso sobre las pruebas, y reducirá su factura.

Sea sensato con la visita a especialistas. Algunos médicos de cabecera remiten a sus pacientes con especialistas de manera liberal. Si al suyo parece faltarle seguridad para tratar hasta malestares comunes, podría ahorrarse dinero cambiando a un doctor más diestro para evitar el desembolso extra de hasta $50 de co pago por especialista.

Tome las riendas. No corra al doctor cada vez que sienta dolor o tenga una inquietud médica. Cierto dolor se puede controlar económicamente en casa. Algunas preguntas se pueden responder por teléfono o correo electrónico. Durante su cita, dígale a su médico que sea específico sobre qué situaciones son propias para auto cuidado, cuáles precisan una llamada y cuáles ameritan una cita. Además, su doctor puede extenderle con gusto una receta para un analgésico que posiblemente, pero sin certeza requiera, ahorrándose una nueva consulta.

Obtenga una segunda opinión.
Si enfrenta un tratamiento caro, consiga asistencia para tomar una decisión importante. Un reemplazo de rodilla puede costar $6,000 sólo la porción del cirujano. Así que desembolsar otro co pago de $20 para comparar notas con un doctor distinto al del plan de su red de servicio, o sufragar $100 o más para consultar con alguno en quien confíe fuera del plan, vale la pena con tal de conocer otras opciones o prevenir el costoso tratamiento.

Nebo Content Management System Tracking