El síndrome de Sjögren y el embarazo

 

Al igual que con otros trastornos relacionados a la artritis, el síndrome de Sjögren a veces presenta sus propios problemas durante el embarazo. Los expertos aconsejan a las mujeres con este síndrome que planean un embarazo, así como a las que han tenido abortos, que se les haga las siguientes pruebas: antifosfolípidos, anticoagulantes lúpidos, antiocardiolipina y la de anti SS-A (antígenos citoplamáticos o Ro).


En raras ocasiones la presencia de anticuerpos antifosfolípidos, anticardiolipina y anticoagulantes lúpidos se asocia a abortos recurrentes, y la de anti SS-A con bloqueo cardiaco congénito, la cual es una anomalía del ritmo cardiaco del corazón del feto. Si usted da positiva la prueba anti SS-A, su médico querrá vigilar mediante ecocardiograma el corazón de su bebé, procedimiento que emplea ondas de ultrasonido para ver la acción del corazón al latir. Si se detecta bloqueo cardiaco, su doctor probablemente le recete corticosteroides que cruzan placenta para reducir la inflamación. Su médico continuará tratándole y monitoreando su embarazo, porque el bloqueo cardiaco puede hacer necesario un alumbramiento precoz. No obstante, la mayoría de las mujeres con el síndrome de Sjögren tienen bebés sin ninguna anomalía congénita.


Como con otras formas de artritis, el síndrome de Sjögren tiende a exacerbarse después de dar a luz. Su doctor pudiera prescribirle corticosteroides al momento del nacimiento y en las semanas posteriores para controlar los episodios agudos.

Nebo Content Management System Tracking