5 Maneras de leer sin dolor

 


Muchas personas consideran sentarse a leer un libro como el mayor relajamiento. Pero, si usted tiene AR, simplemente cambiar de página puede volverse un reto. Aquí presentamos algunas ideas que le prevendrán del dolor:


1. Hágase de libros de pasta blanda. La mayoría de los libros en encuadernación rústica  son más pequeños, ligeros y fáciles de asir, además de menos caros. Leer la versión de menor peso de su libro favorito ejercerá menos tensión en las articulaciones menores del cuerpo, tales como muñecas y dedos.
2. Use un atril. Invierta en un atril para no tener que sostener el libro por mucho tiempo. Si cuenta con dispositivos para detener las paginas, podrá mantener el libro abierto en la página deseada. También puede tener una repisa ajustable que se eleve a la altura donde le quede más cómodo.
3. Manténgalo apretado. Un clip grande de plástico grueso puede ayudarle a sostener el libro con una o sin manos mientras lee. Un clip puede separar ambos lados del libro, no importa el grueso del mismo, y  le permite voltear la página fácilmente.
4. Atore la hoja. Usar un dedal de plástico, o crear uno poniendo una gotita de pegamento en el dedo, o bien utilizando el lado suave del adhesivo Velcro, o protectores adhesivos de muebles en su pulgar, le servirán para atorar las hojas, haciéndolas más fáciles de pasar.
5. Adopte la tecnología. Saque en préstamo audio libros de la librería pública. Si prefiere leer que escuchar, puede descargar libros por computadora, aumentar el tamaño de las letras y cambiar de página con el ratón.

Nebo Content Management System Tracking