Programas de asistencia para medicamentos 

 

¿Batalla usted para cubrir el costo de los fármacos que el médico le receta para la artritis? No está solo. Aquí encontrará algunas ideas que pueden reducir sus gastos y mantener un presupuesto saludable. 

La mayor parte del siglo pasado, había pocas opciones para tratar el dolor o la inflamación de la artritis. Ahora, los doctores tienen un arsenal variado y sofisticado de tratamientos para combatir la enfermedad, pero frecuentemente, sus pacientes luchan para pagarlos, incluso con seguro.

El uso de fármacos que requieren receta médica es más alto que nunca en la historia, y al aumentar de edad el grueso de la población, más y más individuos requieren de surtir recetas para sus condiciones médicas. Cinco de cada seis personas que viven en los Estados Unidos de 65 o más años de edad, toman al menos un fármaco, según el CDC, y la mitad de esas personas toman tres o más fármacos.

Los medicamentos que requiren receta conforman el 10% de todos los gastos médicos para el ciudadano promedio, pero éste es el gasto de más rápido crecimiento: el precio de los medicamentos se elevó 5% en el 2002, por ejemplo, pero aumentó la factura total más del 15%.

El estudio del CDC demostró que incrementos en los precios de las medicinas persisten año tras año, entonces, ¿cómo puede seguir pagando los medicamentos que necesita? No hay respuestas sencillas, especialmente en una economía apretada. Pero existen algunas estrategias que puede tomar ahora ya sea para bajar el costo de sus fármacos o para hacer un presupuesto más sabio que los incluya en sus gastos mensuales:

Investigue qué opciones brindan las farmacias de especialidades u ordenando por correo. Su farmacia puede ofrecer servicio de envíos por correo para fármacos que usa regularmente, y en muchos casos, ordenar al por mayor por correo postal puede ahorrarle dinero. Muchas pólizas de seguros también le exhortan a que utilice los servicios de envío por correo para recetas continuas y cubren más del costo cuando así lo hace. Comuníquese con su compañía de seguro para informarse sobre estas opciones. Quizá tenga que emplear una farmacia específica para envíos por correo, o tal vez pueda emplear el servicio de la mayoría de las cadenas nacionales de farmacias.  

Haga un presupuesto anticipado de gastos. Esté al tanto de sus gastos médicos actuales, como pagos mensuales de seguro o precios de las medicinas que toma habitualmente, para que esté consciente del impacto que estos costos tendrán en sus ingresos mensuales. Hay programas por computadora o cuadernos especiales para ayudarle a crear un presupuesto que mida sus costos de atención médica junto con otras necesidades esenciales. Su compañía de seguro también podría ayudarle, las páginas de Internet de ciertas compañías de seguro brindan recursos para crear presupuestos para gastos médicos, como éste de Humana: Presupuesto de Salud Familiar

Considere las cuentas de ahorro de salud, si su seguro tiene un deducible alto. Las cuentas de ahorro de salud pueden estar disponibles a individuos con pólizas de seguros con deducibles elevados para permitirles guardar dinero libre de impuestos para pagar gastos médicos posteriores. Estas cuentas las puede hallar en bancos, uniones de crédito, compañías de seguro e instituciones semejantes.

Explore las cuentas de gasto flexible en su trabajo para sufragar algunos gastos médicos. Las cuentas de gasto flexible son beneficios comunes en algunos trabajos. Estas cuentas permiten que los empleados aparten dinero de sus cheques antes de que se tomen los impuestos en una cuenta especial que se usa para pagar gastos médicos aprobados. En ciertos casos, estos gastos pueden incluir compras que hace a menudo para tratar su artritis que no cubre su póliza de seguros, tales como curitas, bolsas de hielo, medicamentos de estantería abierta como analgésicos tópicos, aspirina o almohadillas eléctricas. La suma de todos ellos puede ser significativa, así que puede guardar un dinero en este tipo de cuenta para sufragarlos con ingresos libres de impuestos. Muchas cuentas de gasto flexible le otorgan una conveniente tarjeta de débito que puede utilizar en tiendas a la hora de pagar. Pregunte a su especialista en beneficios si esto es una posibilidad.

Utilice programas de asistencia como Partnership for Prescription Assistance u otros programas de la industria farmacéutica. Las compañías farmacéuticas que fabrican y venden medicamentos quieren que usted tenga acceso a sus productos, así que las principales compañías del país han formado la asociación para ayuda de medicamentos (PPA), que es un programa para ayudar a pacientes que califiquen que carezcan de cobertura, a obtener los medicamentos que necesitan. Asimismo, los fabricantes de los fármacos que le recetan pueden abogar por usted con la compañía de seguro cuando se le niegue la cobertura en algunos casos.

 

Ahorre en sus medicamentos

Nebo Content Management System Tracking