Apague la tele y adelgace

Aunque ver la televisión pueda ser una buena distracción del dolor o un necesario receso durante las tareas cotidianas, no es de ninguna ayuda cuando se trata de adelgazar. De hecho, podría incluso ser la razón de su aumento de peso.

La programación hace que se le antojen alimentos con alto contenido de grasa y calorías, aun cuando no tenga hambre, indica la Dra. Barbara Rolls, profesora de nutrición de la Universidad de Pennsylvania y autora del libro The Volumetrics Weight Control Plan (Harper Collins, 2000). Simplemente el acto sedentario de mirar televisión, en vez de realizar actividades como la jardinería, hacer ejercicio, o hasta los quehaceres del hogar, le impide quemar calorías para evitar engordar. Si come delante de la tele, el problema empeora. “Estar distraído mientras come puede conducir a comer en exceso, y eso es precisamente lo que ocurre cuando come al mismo tiempo que ve televisión”, asegura la doctora.

Apague el televisor y pruebe los siguientes consejos para disfrutar más la hora de la comida.

Saboree la experiencia del comer. Concéntrese en saborear los alimentos y ponga atención a las cantidades que consume.

  • Pónga música suave y relájese.  No coma deprisa.
  • Convierta la comida en una ocasión especial.  Saque la vajilla y cubiertos formales. Encienda unas velas. Adorne su plato; añada una guarnición. 
  • Coma con un amigo. Sazone los alimentos con una conversación sana, no con calorías de más.
  • Compre un recetario para preparar alimentos saludables. Dése el gusto de probar un platillo nuevo cada semana.
Nebo Content Management System Tracking