Comida mexicana saludable 

 

Si vive en los Estados Unidos, y gusta de la comida mexicana, quizá esté enterado del alto contenido calórico de la mayoría de los platillos que sirven en los restaurantes Tex-Mex o de comida “auténtica” mexicana.

 

Aunque la comida mexicana es tradicionalmente saludable, la venden cargada de aderezos y extras para embellecer los platillos y hacerlos más tentadores comercialmente, tornándolos así en selecciones pobres para las personas que se preocupan por su salud.

 

El pueblo de México solía consumir arroz, frijoles y maíz como base de su alimentación; esto es arroz integral y frijoles cocidos en una gran cazuela, lo cual brindaba la mejor combinación de proteínas y vitaminas. La versión moderna es arroz refinado (blanco) y frijoles refritos, mucho menos nutritivos. Una taza de arroz integral (con cáscara) tiene casi 3.5 g de fibra, mientras que la misma cantidad de arroz refinado no alcanza el gramo. Además, la mayoría de los aceites que contiene el arroz integral y las vitaminas del complejo B, así como otras vitaminas importantes, son mucho menores en el arroz blanco. Igualmente, los frijoles naturalmente están libres de grasa y su alto contenido de proteína más vitaminas, minerales y fibras, complementan y balancean de maravilla con las del arroz.

 

Sugerencia: cuando coma en un restaurante mexicano, pida arroz al vapor y frijoles que no estén refritos. Si ofrecen arroz integral, qué mejor.

 

Las populares enchiladas de res son fritas y contienen cerca de 500 calorías cada una, 6 g de grasas saturadas y 1,500 mg de sodio. Las enchiladas tradicionales no necesariamente estaban rellenas de carne y traen una salsa distinta llamada mole (hecho de chocolate y unos 50 ingredientes como chiles secos, nueces, especias, verduras y sazonadores). La mayoría de los restaurantes Tex-Mex las sirven con una pesada salsa de queso en su lugar, crema y queso gratinado encima.

 

Sugerencia: Mejor pida un burrito solo con arroz cocido, frijoles, verduras y salsa; omita el queso y la crema. Córtelo a la mitad, puede guardar el resto para después.

 

Nunca le ofrecerán chips y salsa en los restaurantes en México. Estas “tortilla chips” y los nachos son una invención moderna y, aunque hechos de maíz, los arruinan cuando les sumergen en manteca o aceite (que puede contener grasas trans y saturadas). Los nachos, que son esos mismos chips bañados en queso, tienen unas 1,200 calorías y 27 g de grasa. Los mexicanos usan tortillas suaves para acompañar las comidas, así como se hace con el pan.

 

Sugerencia: No sólo le arruinará el apetito, ¡sino que le costará trabajo parar! Ordene tortillas de maíz con la comida (a menos que su platillo principal esté hecho a base de tortilla), y enróllelas para disfrutarlas entre bocado y bocado como lo hacen los mexicanos verdaderos.

 

Originalmente, los alimentos se acompañaban con aguas frescas hechas con frutas de temporada como mango, sandía, melón, piña, etc. Desafortunadamente, más y más mexicanos beben refrescos en vez de esos sanos saciadores de sed. Aún así puede disfrutar este tipo de bebidas en algunos mercados mexicanos o puestos de comida en áreas donde los mexicanos viven y trabajan.

 

Sugerencia: siendo hispano no tendrá problema en pedir las deliciosas “aguas de frutas” y en averiguar qué frutas están de temporada para preparar su bebida. Si la fruta es lo suficientemente dulce, no habrá necesidad de añadirle azúcar al agua.

 

La mayoría de la cocina mexicana realmente fina e interesante no se ofrece en el Tex-Mex o restaurante mexicano americano común. La diversidad culinaria de México es impresionante por su riqueza y es una lástima que sólo combinaciones de tortillas, chiles, queso y crema en diferentes formas y presentaciones estén disponibles en esos sitios. La República Mexicana tiene 32 estados y cada uno cuenta con su propia cultura y comida tradicional. Los tamales del D.F. son distintos de los de Yucatán (con variadas envolturas y rellenos). Las frutas y verduras oriundas de una región, la manera en que se cocinan e incluso sus nombres, también cambian dependiendo del estado. Manjares como el mole, antes mencionado, existen en tal gama de colores y sabores que en México se celebra un evento anual para presentar y ofrecer estos moles. Sorprendentemente, son los tacos, quesadillas y tamales, que con frecuencia sirven de tentempiés o alimentos para el desayuno o la merienda, los que conforman los platos fuertes en estos restaurantes mexicanos.
Nebo Content Management System Tracking