Determine el nivel de independencia de su progenitor

 

Algunos hospitales y clínicas ofrecen unidades de evaluación o centros de evaluación geriátrica donde un equipo médico/social estudia todos los aspectos de la vida de un individuo: salud, comportamiento, medicinas, finanzas, seguridad ambiental, y cualquier interés personal. Los administradores de atención geriátrica independiente, o encargados del caso funcionan de igual forma, y estas evaluaciones profesionales se llevan desde tres horas a varios días en completar. Entonces, según del resultado, los consejeros del centro, usted y su progenitor dialogan sobre el nivel de independencia que puede esperar que mantenga su padre de manera razonable y segura desde ese momento hacia el progreso del envejecimiento y su condición de salud. También ofrecen asistencia práctica, incluyendo referencias a servicios locales y posibles opciones de vivienda.
 
Puede conducir su propia evaluación entrevistando a su padre o madre y analizando los mismos factores que evalúa un equipo médico/social.

Una evaluación completa debe incluir diversos factores. A continuación se presenta una muestra de posibles preguntas que abarca áreas específicas.

 

Salud física

  • Enfermedades crónicas, además de la artritis (diabetes, hipertensión, enfisema, etc.)
  • Otras enfermedades (problemas urinarios o digestivos, cáncer, enfermedades del corazón, etc.)
  • Fracturas o lesiones
  • Incontinencia
  • Dificultad para mantener el equilibrio 
  • Deficiencias visuales
  • Dificultades auditivas
  • Problemas dentales (gingivitis, dentaduras inadecuadas, mal aliento extremo)
  • Alergias
  • Pérdida o aumento de peso
  • Problemas cutáneos
  • Hospitalizaciones recientes
 
Además de responder a esas preguntas, haga una lista de médicos que actualmente vea y registre los signos vitales de su padre.
 
Salud mental

 

  • Condiciones psiquiátricas (depresión, psicosis, ansiedad)
  • Alzheimer u otro tipo de demencia
  • Síntomas inusuales (cambios de ánimo, pérdida de la memoria, dificultad para permanecer alerta, confusión, desorientación, aislamiento, tristeza, apatía, falta de comunicación, etc.)
 
Uso de medicamentos

 

  • Haga una lista de todos los medicamentos que toma (con receta o sin ella) incluyendo la dosis y hora del día.
  • Dificultades en el manejo de los medicamentos (olvidos, costo, comprensión de su uso/propósito)
  • Verifique los frascos de medicamentos, si algunos deben descartarse y si todos ellos se pueden renovar.
 

Vida cotidiana

  • Observe a su progenitor durante un día normal y ponga atención diferentes días. Busque señales de debilidad.
  • Indumentaria apropiada (ropa limpia)
  • Movilidad (falta de movilidad)
  • Dispositivos de ayuda (necesidad de aparatos de asistencia)
  • Dieta especial
  • Higiene personal adecuada (dientes, vestido, cabello, uñas, levantarse de la cama/silla, usar el baño, afeitarse, etc.)              
  • Labores cotidianas (usar el teléfono, preparar alimentos, hacer la compra, quehaceres del hogar y jardinería)

Seguridad en el hogar y la comunidad

  • ¿Puede realizar las tareas domésticas tanto en la casa como en el jardín? ¿Hay reparaciones pendientes
  • ¿Existen riesgos de seguridad en el hogar?
  • ¿Se han instaurado medidas de seguridad y están al corriente? (alarma contra incendios, extinguidor de incendios, barandales de apoyo, métodos para obtener ayuda de emergencia)
  • ¿Puede evitar fraudes por teléfono y de vendedores a domicilio?
  • ¿Puede escuchar o si llaman a la puerta o por teléfono?

 

Examine la casa de sus padres para averiguar si satisface sus necesidades y actividades cotidianas de modo cómodo y confiable:

 

  • Verifique las fechas de expiración de los alimentos que se guardan en el refrigerador
  • Revise si hay tapetes que resbalen en el suelo que puedan representar riesgo al caminar
  • Vea si las escaleras o los pasillos están obstaculizados con objetos
  • Busque la existencia de cordones de aparatos eléctricos con que se pueda tropezar al dar el paso
  • Verifique si la temperatura del agua caliente está programada por encima de 120

    F

  • Revise la presencia de cordones por debajo de alfombras que pudieran causar un incendio
  • Vea si hay buena luz en áreas generales o específicas dentro y fuera de la casa
  • Observe si las escaleras cuentan con barandales en ambos lados
  • Compruebe que los interruptores, las perillas, los tiradores, sean fáciles de maniobrar
  • Determine si el cuarto de lavado se ubica en un lugar de fácil acceso, sin escaleras.
 

Aptitud para conducir

 

Como la capacidad de sus padres de manejar de forma segura se puede ver afectada por los efectos colaterales de las medicinas y por el hecho de que los reflejos, la flexibilidad y la fortaleza declinan con la edad y/o por la artritis, es muy importante observar los posibles cambios de aptitud al operar un vehículo. Preste atención a la manera de conducir de sus padres en distintas ocasiones, bajo condiciones diversas y de manera sistemática. Anote sus observaciones junto con las fechas y busque si existe algún patrón o continuidad de señales de advertencia:

 

  • Cambiar de carril sin avisar
  • Pasarse los altos
  • Demora en reaccionar
  • Problemas para dar vueltas o giros
  • Invadir carriles contiguos
  • Ir demasiado rápido o demasiado lento
  • Detener e iniciar la marcha con brusquedad

Su evaluación también debe abarcar una serie de preguntas pertinentes:

  • ¿Ha tenido algún accidente, cometido alguna infracción o recibido algún aviso de advertencia recientemente?
  • ¿Ha estado a punto de sufrir accidentes?¿Su auto, buzón o cochera tiene golpes, o raspones?
  • ¿Se pierde cuando conduce por los alrededores?
  • ¿Tiene dificultad en ver las señales de tránsito, en el pavimento o en las calles?
  • ¿Tiene problemas para cambiar del acelerador al freno, o confunde los pedales?
  • ¿Se le complica juzgar las distancias entre los vehículos?
  • ¿Le resulta difícil concentrarse cuando maneja? 
  • ¿Cuánto tiempo hace que sus padres se han hecho un examen de la vista o el oído?
  • ¿Están los lentes y ayudas auditivas al corriente?
  • ¿Cuánto hace que sus padres han tenido una evaluación de sus reflejos y flexibilidad?
  • ¿Está el vehículo de sus padres en buenas condiciones para manejar?
  • ¿Puede ver bien su padre por el parabrisas, usar los espejos y alcanzar cómodamente los pedales?
  • ¿Toma su padre algún medicamento que afecte la capacidad de conducir?
 
Si desea una evaluación formal de las habilidades para conducir, llame a su doctor, terapeuta ocupacional o indague en escuelas y universidades locales para que un especialista le administre una prueba. Además, estas pruebas a veces están disponibles en centros de rehabilitación y hospitales. Duran varias horas y a menudo incluyen una prueba de manejo. Pueden costar desde $200 a $1000, y raramente los cubre el seguro o el Medicare, aunque si es veterano, investigue con los centros médicos de la Veterans Administration.
Si no puede manejar, ¿dispone de transporte seguro para ir de compras, al doctor, a los servicios religiosos, y visitar a familiares o amigos?
 
Finanzas

 

  • ¿Qué tipo de cubertura de seguro tiene?
  • ¿El seguro incluye cuidado asistencial?
  • ¿Están actualizadas las primas del seguro?
  • ¿Es capaz de llenar y enviar formularios, como reclamos de seguro?       
  • ¿Ha preparado documentos legales como testamentos, poder notarial, etc.?
  • ¿Conoce el capital total de su padre?
  • ¿Cuánto durará ese capital?
  • ¿Cuenta con fuentes de asistencia económica?
  • ¿Cuáles son las facturas actuales y futuras?
  • ¿Paga los recibos a tiempo? ¿Encuentra recibos sin abrir?
  • ¿Está apto para tomar decisiones financieras congruentes?
 
El círculo de apoyo de sus padres

 

  • Haga una lista con nombres, direcciones y teléfonos de familiares, amigos y vecinos claves.
  • ¿Tiene amigos cercanos o visitantes frecuentes?
  • ¿Efectúa actividades sociales (pertenece a organizaciones, o grupos religiosos)?
  • ¿Vive cerca de algún familiar?
Nebo Content Management System Tracking