Hable con su hijo acerca de su enfermedad

 

Los niños toman la enfermedad y el tratamiento de modos distintos; pero la comunicación abierta es clave para que se adapten exitosamente. La medicina, las citas con el doctor y los hospitales pueden provocar temor en los niños, así que es importante que comprendan que los tres son cruciales para ayudarle a ponerse mejor. Su hijo tiene que saber que está enfermo y que estará recibiendo mucha atención médica de ahora en adelante.

Entablar diálogos sobre asuntos escabrosos a menudo genera terror en los padres, pero por lo regular resulta más sencillo de lo esperado. A veces los padres no saben qué decir o por donde empezar. También puede ver a su hijo vacilante en abrir y compartir sus sentimientos verdaderos respecto a tener artritis. Tenga en cuenta algunas sugerencias que le pueden ayudar a hablar con su hijo:

  • Use un lenguaje cómodo y un tono de voz seguro y cálido. Sea positivo y amoroso.
  • Confíe en sus instintos respecto a cuándo y cuánto decir.
  • Si no parece ser el momento adecuado, sea paciente. Su hijo le indicará cuando necesite y desee hablar.
  • Los niños pequeños tienen un pensamiento concreto, así que concéntrese en información más específica. Cerciórese de que su hijo entiende lo que acontece en las próximas horas, ese día, o en un par de días.
  • Explique exactamente y prepare a su hijo para los tratamientos. Asegúrele al niño que es temporal y que usted estará presente para apoyarle.
  • Brinde respuestas claras y honestas a todas las interrogantes de manera que su hijo pueda entender. Cerciórese que su hijo comprende todo lo que se diga durante las citas médicas y tratamientos.
  • Los niños mayores pueden hallar más fácil hablar con compañeros que tengan condiciones médicas semejantes. Solicite al personal médico de su hijo salas de conversación virtual (por Internet) apropiadas o vías para comunicarse con niños que estén bajo circunstancias similares.
  • Asegúrele a su hijo de que hará todo lo que pueda para prevenirle dolor y ayudarle a lidiar con la artritis y su tratamiento.
  • Visite a un especialista en vida infantil en el hospital o clínica para que le ayude a explorar los sentimientos y miedos mediante conversación o terapia de juego.
  • Afirme con frecuencia a su hijo que lo querrá siempre, sin importar lo que diga o piense.
  • El doctor del niño u otra persona del equipo de salud podría aconsejarle en cómo abordar el tema de la enfermedad de su hijo, así que no tema preguntar. Están ocupados, pero ése es su trabajo.
Nebo Content Management System Tracking