Ejercicio regular para el niño 

 

Aunque la terapia física es en ocasiones imprescindible para conservar el movimiento de las articulaciones afectadas y para preservar la amplitud de movimiento de su niño, el ejercicio regular es un componente clave de todos los planes de tratamiento de la artritis juvenil. El ejercicio es primordial para:

  • Conservar la movilidad de las articulaciones
  • Mantener la fortaleza muscular
  • Recuperar la motilidad o la fuerza perdidas
  • Realizar actividades cotidianas como andar, vestirse o comer, más fácilmente
  • Mejorar la condición y resistencia físicas


Los deportes y las actividades recreativas también son indispensables para los estudiantes con artritis para ayudarles a desarrollar seguridad en sus habilidades físicas. Primero consulte con el doctor o fisioterapeuta para que le guíe sobre qué deportes o actividades ejercitan las articulaciones sin aplicar demasiada tensión en las misma. Actividades tales como la natación son suaves en las articulaciones y deben tomarse en cuenta. Los deportes de contacto generalmente no se recomiendan, pero el fútbol y el baloncesto podrían considerarse: el fisioterapeuta sabrá qué ejercicios especiales ayudarán a su hijo a entrenarlo en el deporte que prefiera. Y no se olvide de averiguar cómo resguardar las articulaciones y sobre equipo de protección para reducir el riesgo de lesiones.

Entonces, exhorte a su hijo a que opte por el deporte o la actividad recreativa adecuada que le atraiga y ¡adelante! Si hace falta, establezca alguna recompensa motivacional para estimular su interés y participación.

Algunos niños con artritis juvenil están invadidos por el cansancio y quizá a veces no se sientan con ganas de moverse. Aliente a su hijo explicándole que la actividad física en realidad vigoriza al cuerpo durante el día y hace que duerma mejor en la noche, cuyo resultado es combatir el cansancio.

Nebo Content Management System Tracking