Expedientes médicos 

Contar con los expedientes médicos en el hogar puede contribuir al bienestar de su hijo



¿Puede enumerar todas las medicinas de su hijo, las dosis y efectos secundarios de improviso? ¿Y qué tal los nombres de todos los doctores y sus respectivos teléfonos? Con tal cantidad de proveedores de servicios de salud, medicamentos, alergias y reglas de las compañías de seguros, no es de sorprender que resulte abrumador mantenerse al tanto de los cuidados médicos de su hijo. Hay maneras de organizarse y conservar la cordura sin necesidad de controlar minuciosamente cada aspecto de la vida de su niño.

Según Liz Smith, madre de un menor con artritis juvenil y voluntaria de la AJAO (American Juvenile Arthritis Organization), organizarse no es solamente esencial para administrar la atención médica de su hijo, sino que además mantiene al personal involucrado funcionando como una máquina muy eficiente.

Contar con los expedientes médicos en casa le permite acceder con facilidad a la información necesaria para todos los doctores y demás prestadores de servicios que conforman el equipo de atención médica de su hijo. Agrega Smith: “También le posibilita añadir o cambiar a los integrantes de dicho equipo.”

Cuando de organizar se trata, usted ya sabe que le será provechoso: ¡le dará paz y tranquilidad! Pero,¿cuál es la ventaja para su hijo? El Dr. Zemel, profesor de pediatría de la Universidad de Medicina de Connecticut, asevera que ello ayuda a que el niño se adhiera a su plan de tratamiento. Señala: “Cumplir (con el tratamiento) genera mejores resultados para el menor.” ¿Se pregunta cómo comenzar? He aquí algunas ideas para organizarse: 

 

 

Involucre a la familia a la hora de organizar

Una buena regla general es cerciorarse de que usted no sea el único que conozca su sistema de organización. Haga partícipes a su hijo, cónyuge y demás familiares que toman parte en la documentación, tanto como pueda. Es de suma importancia para el niño participar una vez que empiece entrar a solas al consultorio. Esto le ayudará a desarrollar su independencia y autoestima. 


Establezca una carpeta o archivo

Es mucho más sencillo tener los expedientes médicos del niño en orden cuando se hallan todos en un mismo sitio. Para que los documentos sean fáciles de llevar de un lado a otro y permanezcan organizados, establezca una carpeta de anillos con separadores (o folder archivador) con suficiente espacio para irla llenando.

Si se le dificulta decidir qué es lo que hay que guardar, Smith propone conservar y archivar los resultados de laboratorio, registros de vacunaciones, imágenes de rayos X y de otro tipo, así como informes de terapia física y ocupacional. Además, guarde las notas de su equipo médico y una lista actualizada de medicamentos incluido cualquier suplemento. Anote la dosis, precio, efectos colaterales y fecha en que debe volverlo a solicitar.

También querrá conservar los expedientes quirúrgicos, información del seguro y una serie de preguntas que tal vez tenga para el personal médico. Una de las cosas fundamentales que debe contener su carpeta o folder archivador es la lista actualizada de los doctores de su hijo junto con sus direcciones y números telefónicos. 

 

 

Saque copias de todo

A la hora de conservar los expedientes médicos del niño, lo mejor que puede hacer es sacarle varias copias a todo. A lo largo de la vida de su hijo le serán solicitadas copias de dichos expedientes por varias razones, particularmente al ir creciendo y participar en actividades deportivas, religiosas, artísticas o filantrópicas. Aunque pueda pedir copias de estos documentos al personal médico cuando las requiera, Smith elude solicitarlas repetidamente, pues por lo regular implican gastos, y pueden resultar caros. Señala: “Tener copias le ahorra dinero y el tiempo de ir donde el médico cada vez que las necesite.”

Smith también recomienda guardar las copias de los expedientes en un lugar seguro, como una caja fuerte a prueba de incendios. Mejor aún, ponga los documentos en un CD y colóquelos en un sitio seguro. Si su hijo pasa mucho tiempo en la casa de algún pariente o amigo, haga una versión de la carpeta o archivo para la persona encargada, e incluya un formulario de permiso en caso de emergencia médica. Cuando usted no se encuentre disponible y alguien más esté cuidando a su hijo, debe tener una autorización firmada para permitir el tratamiento médico de su niño en caso de emergencia.

 


Manténgase actualizado 

Hay muchas maneras de organizarse y mantener el orden. Quizá el mejor consejo sea estar al día y poner todo en su lugar. Para evitar que se amontonen los papeles, es una buena idea darse un tiempo una o dos veces por semana para hacer copias y archivar cualquier documentación médica que haya recibido esa semana. Archivar un poco cada vez conduce a la organización y al hábito. Smith explica: “Actualice sus expedientes con regularidad para que no se le vuelva una tarea abrumadora,” prosigue “Así será más sencillo para usted y su hijo.”

Nebo Content Management System Tracking