Dolor de espalda

Es posible que el dolor de espalda se deba a un trastorno “mecánico” o inflamatorio.

 

Una de las principales razones por las que la gente visita al doctor, el dolor de espalda, puede convertir las tareas cotidianas en un verdadero via crucis. Según el Dr. Randy Shelerud, director del Centro para la Columna de la Clínica Mayo “para la mayoría de los pacientes, el problema de dolor en la espalda baja es muy común, pero para un pequeño porcentaje, el dolor es el resultado de espondilitis anquilosante (EA)”. Ambos pueden resultar en dolor en la espalda baja, pero son enfermedades diferentes.

 

 

Espondilitis anquilosante

Dolor de espalda baja

¿Qué es?

Tipo de artritis inflamatoria, la EA causa dolor y rigidez en la espalda baja que empeora por la noche y mejora con la actividad física. Otras partes del cuerpo se pueden inflamar también. Es más común en los varones.

También llamado dolor mecánico de la espalda, este amplio diagnóstico se caracteriza más por el dolor que por la rigidez, y el movimiento generalmente lo empeora. Se calcula que un 80% de las personas lo padecen en algún momento.

¿De qué se trata?

Las vértebras se inflaman y se forma hueso nuevo, lo que origina que la columna vertebral se fusione en una posición fija, a veces restringiendo la respiración.

Se debe a distenciones musculares, osteoartritis, estenosis de la espina dorsal (angostamiento del canal espinal), degeneración de los discos por la edad y por una alineación incorrecta de la columna.

¿Cómo se diagnostica?

El doctor revisará sus síntomas y sus antecedentes familiares. Quizá sea necesario ordenar pruebas sanguíneas y de imágenes como IRM.

Los análisis se hacen con el fin de descartar problemas neurológicos, tumores, infecciones y lesiones quirúrgicas. Lo que queda es el diagnóstico de dolor crónico de la espalda baja.

¿Cuál es el tratamiento?

Se recetan antiinflamatorios no esteroides (AINE); en casos más severos, inhibidores del factor de necrosis tumoral (FNT) y terapia física.

Se recomiendan AINE, analgésicos e inyecciones de corticosteroides; cirugía en ciertos casos; tratamientos complementarios como masaje o acupuntura; ejercicios de fortalecimiento.

 

 

 

Nebo Content Management System Tracking